viernes, 20 de octubre de 2017

JORGE POSADA


Imagen relacionada


IX

los enanos comienzan desde pequeños
¿cuántos de ellos son gerentes de restaurante
de compañía aérea?
¿cuántos llegan a la selección nacional
a la cámara de senadores
a las antologías de calcetines?
¿cuántos estuvieron contigo
en la escuela o en un sanitario?
¿los has visto sacarse fotos en las ferias?
¿dentro de las piscinas?
¿dónde están? ¿en los refrigeradores?
¿en los circos? desde hace décadas que no hay circos
¿en los laboratorios junto a los conejos?
¿cristóbal colón trajo alguno a las américas?
¿o ya radicaban en el continente?
¿han sido más que bufones?
desterrados es lo que son
¿más que los negros los indígenas las mujeres los homosexuales?
¿más?
¿acaso no son hombres?
¿hijos de madre?
¿quién podría definir su falta de centímetros?
¿los atletas? ¿pero quién son los atletas?
se cuenta que los enanos organizaron motines en las cárceles
¿dónde duermen? ¿duermen?
¿en las incubadoras?
¿en las latas de tomate?
¿dentro de las computadoras?
¿quién en este mundo
de traslación
rotación
y grandes cambios financieros
puede definir a un enano?
¿comen cápsulas de hierba
igual que los caballos en los poemas?
(igual
porque al fondo
de esto
gonzalo rojas
limpia
sus dientes
con ramos de ruda)
¿por qué cristo no los nombró en sus parábolas?
¿no existían en esa parte del mundo?
¿acaso no merecen la salvación?
¿por qué dante no los coloca en los círculos?
¿por qué nada en el génesis ni en el popol vuh?
¿cuándo aparecieron?
¿por qué no han fundado un país?
¿una república un reino democrático?
¿existen acuerdos internacionales que velen por sus derechos?
en la constitución política no se les reconoce
(¿pero a quién se reconoce en ese documento?)
¿acaso no compartimos la misma jeta?
¿el terror por las comisuras del hocico?
¿el estómago de cobardía?
ni en las novelas ni en la épica aparecen
pedro páramo es un tipo de estatura ordinaria
en el himno se les ignora
ninguno de los héroes es enano
aun cuando los generales extranjeros
los sugieran
no hay cucharas automóviles sacapuntas
revistas programas de radio
mascotas
camas
consolas destinados a ellos
se alimentan con leche en polvo
dejan sus zapatos en las casas donde los odian
se ocultan en la jaula del canario
roban piedras para dárselas a los ciegos
preparan el atuendo a los bichos
(un traje gris para el escarabajo
leggins para la mariposa)
¿quién narra sus hazañas?
¿quién los ha hospedado?
¿quién ha comido con ellos
folgado reído?
los enanos incendian jardines botánicos


                     de Habitar un país es llenar de tierra
                                                      una piscina (2016)



ANAHÍ LAZZARONI


Resultado de imagen para anahi lazzaroni


La ciudad en vísperas electorales

La ciudad ni siquiera posee la melancolía de los imperios que han muerto.
Se escucha un alboroto perpetuo de fiesta decadente
sin música y sin cristales para el vino.
Los comensales tiran la comida, ríen a carcajadas.
Hay amenazas, un gato muerto colgado de una reja.
Los que pueden oír, los que entrecierran los ojos para escuchar mejor
saben que lo que se escucha no es sólo el rumor del viento,
ni los pasos de esa mujer
que camina bajo la lluvia y lleva una bolsa de papel.
Es otra cosa.
Es otra cosa.
Lo que se escucha.
Es otra cosa.


                   de El viento sopla, El Suri Porfiado, BA, 2011.



miércoles, 18 de octubre de 2017

IVÁN OÑATE


Imagen relacionada



LOS HUESOS DE VALLEJO

Ya no veré París

porque el tren en que arribe
estará cansado, cargado de vacas, de banano chorreando moscas,
de borregos para el matadero, de jóvenes
que consultan su destino en libros prestados y
en estrellas ajenas,

de travestis
que se depilan al apuro y con dos monedas
de espuma,

de ilusiones,

de ojos como los míos
estará cargado,

y limpiándome la cara con un trapo
me iré con los brequeros filipinos, con
los jóvenes esclavos
venidos de la Arabia
a beber un litro de vino en alguna cantina,
en alguna mesa taciturna
donde apoyaré mis codos y dormiré,

dormiré
hasta dar con los huesos de Vallejo,

con la dirección
de alguien
que resultó ser un terreno baldío,

o con los ojos
de la portera
que despertándome
me lanzará fuera, afuera de la pensión
y me encontraré en una plaza
rodeado
por desconcertados muchachos, que como yo,
nada saben
de los que vinieron
o no vinieron, de los que se quedaron en el mar o
en una cantina
dándole vueltas a París,

como en este sueño.

                                       de Anatomía del Vacío, 1988



martes, 10 de octubre de 2017

JUAN CARLOS ROMERO


Resultado de imagen para juan carlos romero artista



Serie Selkman(yo/el otro) 

Resultado de imagen para juan carlos romero artista
                                     IV

   
                                  IV
     
                                   IV


Resultado de imagen para juan carlos romero artista
                         Autorretrato


                    Ulen de Selkman, 2010

Resultado de imagen para juan carlos romero artista


Resultado de imagen para juan carlo romero artista



3-Alba


Imagen relacionada


lunes, 9 de octubre de 2017

OLVIDO GARCÍA VALDÉZ


Olvido García Valdés: materia siempre viva



La turquesa persa en un dedo corazón
de campesino; vi la mano, el aire
de trabajar duro que algunos artistas
tienen; de sol a sol tocar el rubat, escribir
un poema. Eran músicos, salían a la calle
delante de nosotros, hablaban y reían,
sólo en su mano el anillo turquesa, de noche,
salían a la calle en Madrid como quien sale
al mundo, a la carretera estrecha por la que alguien
pasará hacia el pueblo; tangentes el ojo y el anillo,
la curva del ojo y la curva del anillo, deseé
ir tras ellos; no me veían, si me miraran
tampoco me verían, campesinos
de mi niñez que produjeran
exquisita, melancólica música; ir tras ellos
a un mundo cálido, al frío de la noche.

                

                        ****
              

si me dejaras ir contigo en la noche,
en la hora parda del metro, antes
de amanecer, si pudiera acoger,
contemplar todo hueso tu rostro, el gesto
de fiera que piensa y vive sola, si no
se removieran airadas las palabras,
si no sintiera el viento que azota los
árboles arriba; qué hice que no
recuerdo, qué hicieron, dónde
ocurre la vida y es libre y no
benigna, dónde con su herida
lo solo del animal