domingo, 22 de abril de 2018

CARLOS ALBERTO DÉBOLE


Resultado de imagen para carlos alberto debole



La palabra


Por dédalos de sombra o nervadura
redondea sus curvas la palabra.
Sonido le da el aire que la labra,
flor la boca, su puerto de aventura.

Nombra sin paz. Exacta ser procura:
consuela, agrede, alumbra, descalabra,
jura amor y blasfema. Despalabra
su máquina la muerte tan sin cura.

Pero en tanto, consciente en su ajetreo,
apasionada, insomne o belicosa,
argucias trama en contra del olvido.

Suma entonces neblí con caduceo,
y es fruto de esa urdimbre misteriosa
panal de prosa o verso desvalido.


Revista Foro Literario Año 3 Vol III Nº 5
Primer Semestre 1979

Fue digitalizado, editado, con el agregado de foto, y 
link a video, por carlos echinope arce



JORGE ARIEL MADRAZO


Resultado de imagen para jorge ariel madrazo



TRAJEADOS, LOS AMIGOS

Anoche visité amigos muertos:
descansan (quién diría)
todo su no-tiempo
en jardines cuyos ramos cobijan poemas y
citrus de ignota acidez.
Estaban trajeados y alegres, tanto que me hallé
confesando: —No hubiera jamás creído
Edgar, Francisco, Antonio,
jamás pensé
Gianni, Joaquín, Enrique, Alberto,
Horacio, Celia,
hallarlos tan contentos
como si fuese un suspirito vuestro
transcurrir.
Conversamos sobre bares y dragones, y
amores frutecidos en remotos hoteles y
parques con nudillos de niebla. Mateando,
sonreídos, me despidieron con un fulgor
que no olvidaré.
Se escondía en sus miradas el color de una
verdad. Y había en sus labios
una revelación.


                        (A Edgar Bayley, Francisco Madariaga,
                         Antonio Aliberti,  Gianni Siccardi, Joaquín
                         Giannuzzi, Enrique Puccia, Enrique Molina,
                         Alberto Vanasco, Horacio Castillo, Celia
                         Gourinski)



LEANDRO BENITEZ


La imagen puede contener: 1 persona




















La poesía

Me pide que sufra
Yo sufro

Me pide que escuche
Yo escucho

Me pide que sangre
Yo sangro

Me pide que muera

Yo mato.


            ððð
     

     Prendí fuego
Cada uno
de mis poemas
Con las cenizas
Rellene
la tumba de un niño

Idéntico a mí.     


3 de Noviembre

Una vez al mes
vigilo sigilosamente
mi tesoro

Camino
catorce pasos hacia adelante
doce a la derecha

Escoltado
entre ramilletes de moras
aromito a mistol

Limpio con mis manos
un paisaje de malezas
que deja el tiempo

Escucho pájaros azules
lúgubre melodía del aire
brisa seca parecida a polvo

Veo la sombra de un niño
idéntico al que fui
jugando al destino

Enciendo un cigarrillo
tocó el árido
corazón de la tierra

Una vez al mes
me siento
sobre la tumba de mi madre

A ver crecer las flores. 



domingo, 25 de marzo de 2018

JORGE LUIS BORGES


Resultado de imagen para jorge luis borges


Himno del mar¹

                                    Para Adriano del Valle²


Yo he ansiado un himno del Mar con ritmos amplios
            como las olas que gritan;
del Mar cuando el sol en sus aguas cual bandera escarlata
            flamea;
del Mar cuando besa los pechos dorados de vírgenes
            playas que aguardan sedientas;
del Mar al aullar sus mesnadas, al lanzar sus blasfemias
            los vientos,
cuando brilla en las aguas de acero la luna bruñida y
            sangrienta;
del Mar cuando vierte sobre él su tristeza sin fondo
            La Copa de Estrellas.

Hoy he bajado de la montaña al valle
y del valle hasta el mar.
El camino fue largo como un beso.
Los almendros lanzaban madejas azuladas de sombra
            sobre la carretera
y, al terminar el valle, el sol
gritó rubios Golcondas sobre tu glauca selva: ¡Mar!
¡Hermano, Padre, Amado…!
Entro al jardín enorme de tus aguas y nado lejos de
             la tierra.
Las olas vienen con cimera frágil de espuma,
en fuga hacia el fracaso. Hacia la costa,
con sus picachos rojos,
con sus casas geométricas,
con sus palmeras de juguetes,
que ahora se han vuelto lívidos y absurdos como
            recuerdos yertos!
Yo estoy contigo, Mar. Y mi cuerpo tendido como
            un arco
lucha contra tus músculos raudos. Sólo tú existes.
Mi alma desecha todo su pasado
como en nórtico cielo que se deshoja en copos
             errantes!

Oh instante de plenitud magnífica;
antes de conocerte, Mar hermano,
largamente he vagado por errantes calles azules con
              oriflamas de faroles
y en la sagrada media noche yo he tejido guirnaldas
de besos sobre carnes y labios que se ofrendaban,
solemnes de silencio,
en una floración
sangrienta…
pero ahora yo hago don a los vientos
de todas esas cosas pretéritas,
pretéritas… sólo tú existes.
Atlético y desnudo. Sólo este fresco aliento y estas olas,
y las Copas Azules, y el milagro de las Copas Azules.
(Yo he soñado un himno del Mar con ritmos amplios
               como las olas jadeantes).
Ansío aún crearte un poema
con la cadencia adámica de tu oleaje,
con tu salino y primeral aliento,
con el trueno de las anclas sonoras ante Thulés ebrias
               de luz y lepra,
con voces marineras, luces y ecos
de grietas abismales
donde tus raudas manos monjiles acarician
               constantemente a los muertos…
un himno
constelado de imágenes rojas, lumínicas.

Oh mar! oh mito! oh sol! oh largo lecho!
Y sé por qué te amo. Sé que somos muy viejos.
Que ambos nos conocemos desde siglos.
Sé que en tus aguas venerandas y rientes ardió la
                aurora de la Vida.
(En la ceniza de una tarde terciaria vibré por vez
                primera en tu seno).
Oh proteico, yo he salido de ti.
¡Ambos encadenados y nómadas;
Ambos con una sed intensa de estrellas;
Ambos con esperanza y desengaños;
Ambos, aire, luz, fuerza, obscuridades;
Ambos con nuestro vasto deseo y ambos con nuestra
                grande miseria!

                      en Grecia, Sevilla, Año 2, N° 37, 1919


¹”Himno del mar” habría pertenecido al segundo libro
que Borges destruyó: el libro fue titulado Los salmos
rojos o Los ritmos rojos.


²Adriano del Valle(1898-1957) perteneció a la genera
ción del 27. Fue redactor jefe de la revista Grecia. Uno
de sus libros más conocidos, Primavera portátil, fue pu
blicado en 1934. La correspondencia entre B. y del V. es
testimonio de la amistad que los unió.

MACEDONIO FERNÁNDEZ





Imagen relacionada


Al hijo de un amigo

Ebria de significaciones
la realidad trabaja en abierto misterio
y logra a veces
que no sólo el sueño sino la vida
nos seas sueño.
Y cuando tanto logra
lo que debía ser, cumplido esta.
Porque una vez que sueño y vida,
esas dos iluminaciones del Ser,
confunden sus fuentes bajo nuestras miradas
el milagro inicial de Separación
en el milagro final de Identificación se agota
la Inteligencia cesa, la Visión descansa; ciérrase el círculo.
Para qué vino tu hijo y trae su alma
con milagrosa humildad y altísima cortesía
a practicar Sueño, Vida y Muerte
y unirse al peregrinaje de las significaciones
advirtiéndonos humildemente de la significación que él es?
A hacernos más ricos con saberlo
y a formular una más completa palabra
de la ciencia de lo que nos espera.
Porque tal como yo le vi ayer
saludar de alma a alma a una mujer
vine a comprender lo que saludar era,
que es reconocer la existencia de otro con tanta energía
como la que pone Dios para invitar un alma a existir
y esto yo no lo sabía
y en retribución de enseñanza tan valiosa
yo le digo: que no tema al ocaso
porque es allí donde nacen más días
y es donde recibiremos un Saludo
que nos hará verdaderamente Nacer.
Y para allí voy caminando sin congoja alguna
más seguro de mi eternidad y de la de mi hijo
desde que vi cómo saluda el tuyo.
Tu hijo cuyo significado es Yo Saludo
Yo aplaudo todo vivir.

                           

                                 En Lírica argentina contempóranea
                  (Selección y notas de Jorge Luis Borges)